sábado, 19 de septiembre de 2015

Reseña: Memorias de una geisha

Titulo: Memorias de una Geisha
Autor: Arthur Gold
Páginas: 656
Editorial: Suma de Letras

En esta maravillosa novela escuchamos las confesiones de Sayuri, una de las más hermosas geishas del Japón de entreguerras, donde aún resonaban los ecos feudales y donde las tradiciones ancestrales empezaban a convivir con los modos occidentales.
De la mano de Sayuri entraremos en un mundo secreto dominado por las pasiones y sostenido por las apariencias, en el que la sensualidad y la belleza no pueden separarse de la degradación y el sometimiento: un mundo en el que las jóvenes aspirantes a geishas son duramente enseñadas en el arte de la seducción, en el que su virginidad se vende el mejor postor y donde tienen que convencerse de que, para ellas, el amor no es más que un espejismo.
Apasionante y sorprendente, Memorias de una geisha ha batido récords de permanencia en las listas de superventas de todo el mundo y conquistado a lectores en más de veintiséis idiomas. Su publicación en Suma coincide con el estreno en España de la superproducción basada en esta novela.



Opinión Personal:

Siempre he estado muy interesada en la cultura japonesa y cuando este mágico libro cayó en mis manos no pude evitar la tentación de leérmelo. Memorias de una geisha es un libro que describe muy bien como era el Japón del siglo XX, como era la vida que llevaban las geishas, su día a día, los rituales de iniciación, la importancia de los kimonos y el maquillaje, etc. Un mundo que visto desde fuera se ve como algo muy sofisticado y maravilloso, pero eso es solo la superficie, el interior está muy lejos de la realidad.

“A ver, Sayuri, ¿cómo te pensabas que sería la vida de geisha? No nos convertimos en geishas para que nuestras vidas sean satisfactorias. Nos convertimos en geishas porque no tenemos otra alternativa"

Desde el principio de la novela no pude parar de leer. Todo empieza cuando Chiyo se ve obligada a abandonar su hogar para trasladarse a una Okiya, el lugar donde será formada para convertirse en una futura geisha. Desde ese momento y durante toda la historia el lector es capaz de sentir todo lo que Chiyo siente, lloramos, reimos y sufrimos con ella. Vemos como poco a poco el objetivo de toda su vida se va formando con cada día que pasa, y ese objetivo no podía ser otro que el de ganarse el afecto de la única persona que verdaderamente se preocupó por ella: el Señor Presidente. 
Por otro lado, los personajes tienen una base tan real (Hatsumomo, Mamita, Calabaza, Mameha) que yo misma me he sorprendido pensando ¿estas historias habrán pasado de verdad o son meramente ficticias? De no ser por la aclaración del autor diciendo que todos los personajes en la novela son ficticios, estoy segura de que más de uno nos habríamos creido que estas historias pasaron tal y como se cuentan en el libro.

En resumen Memorias de una geisha es una lectura muy recomendable. No solo es una historia con la que seras capaz de disfrutar, sino que también aprenderás algunos aspectos de la cultura japonesa.

Y por si queréis saber más sobre esta apasionante historia os dejo un dato interesante sobre el libro. Arthur Golden escribió el libro con la ayuda de su amiga y antigua geisha, Mineko Iwasaki. Al parecer parte de la obra está basada en las experiencias de Iwasaki, que en una entrevista le proporcionó hechos de su vida para que Golden escribiese el libro. A cambio pidió al escritor que lo revelase su nombre, pero éste la mencionó en los agradecimientos del libro. Como consecuencia Iwasaki recibió numerosas amenazas y críticas por haber violado el código de silencio de las geishas.
La retirada geisha denunció a Golden y le llevó a los tribunales, alegando además que Golden retrató en su libro una falsa imagen de las geishas, describiéndolas como prostitutas de lujo que venden su virginidad. Al final todo se resolvió "amistosamente" con una cuantiosa suma de dinero que Arthur le concedió a Iwasaki.



Valoración Final:





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada